Chellie: La mujer que no pudo parar de llorar tras visitar a su marido en la oficina.


Para Chellie el trabajo de su marido Jason es algo a lo que ella le tiene mucho respeto. Jason es un trabajador del departamento de atención a la familia y niños en Estados Unidos, un trabajo al que nadie le da el mérito suficiente. Pero aún así ella no comprendía por qué se pasaba horas fuera de casa después de su horario de trabajo.



Chellie ya comenzaba a tener pensamientos extraños de su marido engañándola con otra. No quería creerlo, pero su mente estaba tan enfocada en ese tema que decidió hacer algo al respecto, después de todo, se dice por ahí que “piensa mal y acertarás”.



Chellie le hizo una visita sorpresa a su marido, llevaba un poco de comida hecha por ella, era el pretexto perfecto. Al entrar a la oficina Chellie quedó sorprendida al tener razón, su marido estaba durmiendo con alguien más.


No pudo evitar llorar y contarle al resto del mundo lo que acababa de ver. Decidió tomar una foto, subirla a facebook y escribir lo siguiente:

Mi esposo Jason es Supervisor del Departamento de Servicios a la Familia y los Niños. Él, junto con un personal grande y capacitado, realiza un trabajo poco apreciado pero muy satisfactorio, que merece más reconocimiento pues considero que se necesita a alguien muy especial para realizarlo. Sin embargo, a los trabajadores e investigadores no se les suele reconocer su labor cuando algo bueno sucede, pero si se les ataca cuando algo por razones ajenas a ellos resulta mal, no es justo. He descubierto que, después de que se entregara la tutela de este bebé al Estado, y mientras le asignaban una familia adoptiva, mi marido tuvo que hacer horas extra para quedarse con él y recogerlo, lo cual yo desconocía y al descubrirlo ha hecho que mi corazón sienta aún más amor por él, por su bondad y humanidad.  Cuando llegué a la oficina, me encontré con esta imagen tan enternecedora…


El niño ha permanecido alejado de su familia y caras conocidas, ha sido necesario mantenerlo calmado, ya que se mostraba agitado. No es necesario decir que compartieron un momento muy especial… pues la imagen dice más que mil palabras.

En un mundo de odio, furia, discusiones a favor y en contra del uso de armas, descalificaciones entre los políticos, hay niños que luchan por sobrevivir y muchos que lo único que desean, es una familia que los ame.

Y lamentablemente, son las personas que se ocupan de estos niños a las que se pasa por alto, se paga mal y a las que no se reconoce la extraordinaria y afectuosa labor que realizan. Considero que uno nunca escucha a nadie decir: “Ah, qué bien, ya llegaron los del Departamento de Atención a la Familia y a los Niños.” Muchos se escurren, los evitan, mienten y no cooperan, cuando lo que estos trabajadores pretenden es ayudar a los niños.

La foto que he decidido compartirles refleja perfectamente el amor y compasión de estos trabajadores, que pasan desapercibidos para muchos. Mi esposo Jason hacía horas extras para quedarse con el bebé y llegaba dos horas antes de su jornada laboral. Su objetivo era asegurarse de que el bebé recibiera los cuidados adecuados y se sintiera protegido. Ahora que lo sé, me siento sumamente orgullosa del esposo que he elegido”.

Sin duda alguna este hombre merece el reconocimiento del mundo entero, ya que gracias a su dedicación está arriesgando su vida personal y poniendo en riesgo su matrimonio.

¿Crees que estuvo bien lo que hizo la esposa? ¿Si te hicieran algo parecido a ti, qué harías?

Cuéntanos en los comentarios, nos interesa mucho tu opinión.
Recomendados
Recomendados