Mira lo que tuvo que hacer para encontrar a su hija. Ni la CIA hace eso


Durante el año de 1994, un hombre en China vendía frutas por las calles junto a su pequeña hija de 3 años. Un día se alejó por un momento para buscar cambio, cuando regresó su hija había desaparecido.






Junto a su esposa buscó durante años, pidieron ayuda a la policía, visitaron albergues infantiles y pegaron fotos de la niña en las calles de su ciudad, pero todos estos esfuerzos no fueron suficientes.


En 2015 y totalmente desesperado, el padre; llamado Wang Mingqing tuvo la idea de convertirse en taxista. Colgó una foto gigante de su otra hija suponiendo que tendría un parecido físico con su hermana desaparecida, le contó su historia a cada pasajero que atendió en su taxi. Se calcula que fueron más de 17.000 personas las que escucharon la historia de este taxista y la divulgaron en redes sociales. 



En el 2017, un artista plástico escuchó la historia y decidió hacer un dibujo de cómo podría verse Qifeng (la niña desaparecida) 24 años después. El dibujo se viralizó en redes sociales y llegó a los ojos de una joven de 27 años en la otra punta del país.


Kang Ying se sorprendió tanto de su parecido con el dibujo que contactó a la policía. Qifeng había crecido junto con sus padres adoptivos a unos 20 kilómetros de Chengdu, la ciudad en la que se perdió. Cuando la entregaron a sus padres adoptivos les dijeron que habían encontrado a la niña abandonada a la orilla de una ruta.

El 16 de marzo de este año se realizó una prueba de ADN que fue comparada con el taxista y resultó positiva. 

Finalmente Qifeng viajó a Chengdu para encontrarse con sus padres, después de 24 largos años de agonía. 



¿Qué estarías dispuesto a hacer por tu familia?

Comenta.

Recomendados
Recomendados