Se burlaban de ella por estar gorda, pero 4 años después


Para Madeline Stuart, no había mayor sueño que convertirse en modelo profesional. Al cumplir 18 años de edad ella le decía a su madre “Mamá, yo modelo”, pero había un pequeño detalle. Madeline tenía cerca de 30 kilos de sobrepeso y padece síndrome de down.



Su madre no lo pensó dos veces y en lugar de hacer a un lado y poner mil pretextos a los sueños de su hija la alentó desde el primer día. Le hizo saber que le costaría mucho trabajo bajar de peso y que si ella estaba comprometida podía contar con ella para cumplir ese sueño.



Madeline estaba tan comprometida que comenzó a salir a correr, se inscribió al gimnasio y nadaba casi todos los días para perder peso.





Todo este esfuerzo le rindió frutos, ya que en tan solo 3 años de ejercicio comprometido ha logrado perder 25 kg y su vida ha cambiado por completo.




“Madeline hace deporte todos los días de la semana y la llevo a todas partes. Ella quiere participar en todo, ha hecho paracaidismo, esquí acuático, buceo. Todo lo que yo considere que es seguro para ella”, ha explicado su madre.



La madre de “Maddy” es un increíble ejemplo de lo que el apoyo emocional puede hacer para cualquier persona, incluyendo a las personas con síndrome de Down. Madeline es el claro ejemplo de esfuerzo, dedicación y de que querer es poder




La decisión de Madeline Stuart de perseguir sus sueños a pesar de las adversidades, trabajar duro por años y conseguir lo que pocas personas se hubieran atrevido, no solo es valiente. También es inspiradora y nos da esperanzas a un mundo que en un futuro sea más incluyente con todas las personas que tengan capacidades diferentes.





¿Te ha gustado esta historia inspiracional? ¿Qué opinas de la dedicación de “Maddy”?

Danos tus opiniones en los comentarios.

Recomendados
Recomendados