13 hábitos que debes enseñarle a tus hijos para que sean felices y exitosos


Si eres papá o mamá, seguramente quieres lo mejor para tus hijos. Lo curioso es que el amor a veces nos engaña y nos hace tener ciertas conductas que en lugar de ayudarles les perjudican. Sabemos que todos los papás, mamás e hijos son diferentes, pero hay un punto que todos tienen en común: desean que los hijos tengan éxito en la vida. No hay una fórmula mágica para lograrlo, pero investigaciones recientes confirmaron que los padres de personas exitosas tienen algunos hábitos en común y estamos por compartirlos contigo.

Ya que los hijos no llegan al mundo con un manual de operaciones, hoy te compartiremos esos 13 hábitos que sentarán las bases para que tus hijos tengan una vida feliz y exitosa. Esto es lo que hacen los buenos padres y madres:  


1.- Hacen que sus hijos apoyen con las labores del hogar

Cuando los hijos no apoyan en el hogar es porque alguien más hace esas labores por ellos, se privan de aprender que el trabajo de cada uno beneficia al bien común. Los niños y jóvenes que apoyan en casa crecen y se convierten en empleados que saben trabajar en equipo, pueden hacer tareas individuales o colectivas y entienden que para ser parte de la vida deben trabajar en ella. 


2.- Les enseñan habilidades sociales

Investigadores de las universidades de Duke y de Pennsylvania estudiaron a más de 700 niños desde que iban al kínder hasta sus 25 años. Encontraron que los niños que aprenden habilidades sociales como trabajo en equipo, empatía, a acomedirse para alguna tarea, a resolver problemas por sí solos, se convertían en adultos mejor preparados, alcanzaban altos niveles de escolaridad y buenos trabajos de tiempo completo a los 25 años. Los jóvenes que carecían de habilidades sociales eran más propensos a pedir ayuda social al gobierno para poder mantenerse, también tenían probabilidades más altas de ser arrestados, ingresar a la cárcel o abusar de las bebidas alcohólicas. 

3.- Tienen grandes expectativas

Sí, las expectativas de los papás eran una especie de profecía, pues al tener en claro lo que querían para sus hijos, los guían por el camino para poder lograrlo. Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles descubrieron que por ejemplo, los papás que veían a sus hijos como universitarios, cumplían esa meta a pesar de problemas como la situación económica. 

4.- Tienen relaciones sanas el uno con el otro

Los hijos de familias disfuncionales, con padres divorciados o juntos, tienen una vida más difícil que la de los hijos de padres que se llevaban bien. Así lo demostró un estudio de la Universidad de Illinois. Los investigadores señalaron que los hijos de padres divorciados que tenían una buena relación, también tenían mejores oportunidades en la vida. 

5.- Tienen un mayor nivel de escolaridad

Un estudio de la Universidad de Michigan reveló que las madres que terminaban la preparatoria y/o la universidad, tenían mayores probabilidades de tener hijos que también llegaran a ese nivel o lo superaran. Además, el psicólogo Eric Dubow comprobó que el nivel escolar de los padres cuando el niño tiene 8 años, predecía el nivel escolar y el éxito laboral para el niño 40 años después. 

6.- Le enseñan matemáticas a sus hijos en los primeros años

Universidades de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá demostraron que el enseñarles matemáticas a los niños en sus primeros años era una gran ventaja. Estas habilidades consistían en saberse los números, su orden y conceptos simples como sumas y restas. Estas habilidades también ayudan a tener una mejor comprensión de lectura.

7.- Tienen buena relación con sus hijos

Estudios recientes revelaron que los niños que son bien atendidos en sus primeros tres años de vida no nada más sobresalían en la escuela, también tenían relaciones más sanas con amigos y pareja, además de mejores logros en niveles de educación superior. 

Estos papás responden rápidamente a las señales de sus hijos y sientan bases seguras para que los niños exploren el mundo.

8.- Vive con menos estrés

Es decir, las madres y los padres no hacen un impacto por el tiempo que pasan con sus hijos sino por cómo son sus emociones en esos momentos, si están felices, relajados o alterados por alguna cuestión interna. Esto demuestra que lo que importa es la calidad del tiempo que padres e hijos comparten, no la cantidad. 

9.- Valoran el esfuerzo en lugar de evadir el fracaso 

La idea es que los niños no vean el fracaso con temor o algo que deben evadir, sino como una oportunidad para explorar nuevas opciones para poder cumplir sus objetivos. Desde pequeños sus padres les enseñan a esforzarse, a dar lo mejor y a que si fallan hay alternativas, de lo contrario los niños se convierten en adultos que viven bajo mucha presión y explotan en el peor momento.

10.- Las mamás trabajan fuera de casa

Un estudio demostró que los hijos de las madres que trabajaban fuera de casa tenían mejores oportunidades pues alcanzaban grados de escolaridad más altos y en el caso de mujeres, obtenían empleos de mejores salarios. Los hijos varones que tenían madres trabajadoras, apoyaban más en el hogar, a sus parejas, a sus hijos y esto daba como consecuencia relaciones y familias más estables.

11.- Tienen un nivel socioeconómico más alto

Estudios de la Universidad de Stanford demostraron que los niños que nacen en familias de niveles socioeconómicos altos o desahogados, tenían mejor desempeño escolar y mejores relaciones familiares y amistosas. 

12.- Imponen límites

Estos padres educan a sus hijos guiados por la razón, no por algún modelo impuesto sin cuestionar o sin establecer límites. Los hijos crecen con respeto a la autoridad, pero sin miedo, con el sentimiento de que pueden aportar algo que beneficie al bien común.

13.- Promueven el esfuerzo, al autodescubrimiento y la creatividad

De esta manera los niños trabajan con metas a largo plazo sin perder el interés en ellas, incluso superan sus objetivos. Estos papás no se encargan de resolverles cualquier dificultad, los apoyan, pero les permiten equivocarse para que conozcan la responsabilidad y las consecuencias de sus elecciones.

Los estudios sociales ayudaron a crear un perfil de padres y madres que realmente brindan las herramientas necesarias a sus hijos para tener una vida independiente y feliz ¿Cuántos de estos hábitos tienes y cuáles implementarás a partir de ahora?
Recomendados
Recomendados