7 datos increíbles de la princesa Diana. La mejor de la historia


Cuentan que cuando el mundo supo que Diana Spencer, para todos Lady Di, se convertiría en Princesa, todo iba a cambiar.



Su historia convirtió sueños en realidad, hizo del mito, una nueva manera de asumir la realeza, y su presencia en la alta aristocracia europea, provocaría cientos de titulares a nivel mundial. El fenómeno Lady Di, no pasa de moda.

Conoce como una mujer común, cambió las reglas de toda una familia Real. No creerás lo que consiguió.

7. Pasado desconocido

Según historiadores, la familia de Lady Di, logró conseguir una gran fortuna en el siglo XV. Los Spencer poseían uno de los criaderos de ovejas más grande de toda Europa, por lo que el propio rey Carlos I, les dio la distinción de Nobles.

Sus antepasados siempre estuvieron cerca de la realeza. Ocuparon incluso distintos cargos importantes como consejeros de la Corona y embajadores, y su abuela paterna, la condesa Spencer, fue dama de cámara de la reina Isabel.

Sin embargo, la princesa Diana, siempre estuvo en contra de tanta formalidad y los protocolos de la corona, por lo que se mantuvo alejada de todos los eventos de la realeza. Cuando se dio a conocer como prometida del Principe Carlos nadie sabía quien era, se pensó que era una mujer común y corriente, y con un pasado que había sido oculto. 


6. Marcó un nuevo estilo en Palacio

Uno de los rasgos que distingue a la realeza, es sin dudas su manera de vestir. Sin embargo, y a pesar del vestuario establecido para eventos formales, la princesa Diana se puso lo que quiso.


Lady Di, por ejemplo, fue la primera mujer de la familia que su puso pantalones, literalmente, para un evento formal. Nunca tuvo miedo de experimentar: cambio sus joyas por simples collares, vestía de negro cuando se le antojaba, y no solo en funerales, como marcaba la tradición. En fin, Lady Di, revolucionó la moda en Palacio, desconociendo el reglamento real.


5. Una princesa al desnudo

La prensa y los medios de comunicación no dejaron nunca en paz a Lady Di. Detrás de cada movimiento de la princesa, ahí estaba el más atrevido de los paparazzi para captar el momento. A pesar de ello, cuentan que Diana, se abría bastante con ellos, al punto de contar detalles de su vida privada.



Cuentan que Lady Di, en 1995, organizó una entrevista en secreto, e hizo fuertes declaraciones sobre sus problemas de pareja. Fue la más famosa de su vida, y posiblemente la más recordada en la historia de la corona británica. Diana confesó al periodista de la BBC, Martin Bashir, y a 58 millones de británicos, que Camilla Parker-Bowles había sido siempre la amante de su marido.



Pero eso no fue todo, muy segura de sí misma, reconoció además el romance que tuvo con su instructor de equitación James Hewitt.


Su revelación en la pantalla, la convirtieron en una verdadera heroína de Inglaterra. Quienes aún tenían sus dudas, la comenzaron a amar cuando dijo:

“Lo único a lo que aspiro es a ser la reina de los corazones del pueblo inglés”.


4. Anillo de compromiso por encargo

Para nadie es un secreto que, en Palacio, cuando se acerca una boda, casi siempre la pareja real manda a hacer sus anillos de compromiso a joyeros reconocidos. Además, las joyas familiares pasan de generación en generación, y se lucen orgullosamente en la ceremonia, demostrando su riqueza.


Sin embargo, en la boda de la princesa Diana, no ocurrió lo mismo. Ella misma, decidió elegir su anillo de un catálogo que había revisado. La hermosa joya, fue heredada y ahora es el anillo de compromiso de la duquesa de Cambridge, esposa del príncipe William.




Mientras que otros miembros de la realeza, hacen visitas de protocolo a escuelas y hospitales, no cabe dudas de que la princesa Diana, lo hacía de corazón. Ella abrazaba a las personas con VIH cuando aún se creía que era contagioso, visitaba a los pacientes de lepra, y ayudaba a las personas sin hogar y a los ancianos que habían sido abandonados. 



No se limitaba para dar un abrazo, a pesar de que los miembros de la familia real no pueden ser tocados. Ofrecer todo su cariño a niños enfermos, y tomarse fotos con ellos, era una de sus actividades preferidas.



Nunca antes la realeza, había sido tan cercana al pueblo. Fue tanto su cariño que le llamaban “reina de los corazones de la gente.”


2. ¿Cómo criar a los hijos?

Diana asumió la crianza de sus hijos a su manera, sin seguir al pie de la letra, la fría tradición de Palacio.


Cuentan que a la princesa no le gustaba dividir a la familia, por lo que sus pequeños William y Harry siempre viajaban al extranjero con sus padres.


En público mostraba todo el cariño por sus hijos sin ningún temor, y los abrazaba y besaba con mucha ternura. De igual manera decidió educarlos ella misma, sin mandarlos con una institutriz, que era la persona designada en el palacio para educar a los pequeños.



De tal manera, sus hijos William y Harry, fueron los primeros herederos al trono de la historia, que asistieron a un jardín de niños como todos los demás niños en Inglaterra. 


1. Dar a luz fuera de Palacio

Mucho antes de decidir criar a sus hijos de una manera diferente, lady Di también había tomado una decisión. Al nacimiento de sus hijos, iría a un hospital como el resto de las mujeres del país.


La tradición en Palacio era que las princesas dieran a luz en ese lugar, donde por años se habían creado todas las condiciones. Nacer en Palacio era la prueba más fuerte de la legitimidad del futuro heredero, pero Diana, una vez más…rompió la costumbre.


Sin dudas la princesa Diana, marcó un antes y un después en la realeza europea. 


Luego de su trágica muerte, la familia real se ha vuelto más abierta. Ya las celebraciones solemnes no son por invitación, y los principales miembros de la Corona Británica interactúan en público, y a través de sus redes sociales con todos sus seguidores.



Lady Di sin saberlo, cambió las reglas, y aún hoy sigue marcando tendencia en la realeza europea. Por esto y muchas razones más, es la mejor princesa de la historia. 

¿Qué opina tú de su actitud? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados