Se hizo pasar por demente para ver como era vivir en un manicomio. El peor error de su vida


Revolucionó el difícil arte de escribir y opinar sobre algún tema. Todos la recuerdan por ser la primera en hacer periodismo de investigación. Sin embargo, las peligrosas aventuras que asumió, para desarrollar su carrera, la señalan como una mujer, astuta y muy profesional.


Si convivir en un asilo para mujeres con trastornos mentales, o darle la vuelta al mundo en solo 72 días, te parece arriesgado, entonces sigue leyendo para que descubras a Nellie Bly, la protagonista de esta historia.


Con solo 26 años ya era conocida internacionalmente. La genial idea que le planteó a los directores del New York World, diario para el que trabajaba, la convirtió en una de las periodistas más populares de su época. Tanto así que, por esos días, su imagen adornaba estampas, juegos de mesa y muchos otros productos.


Su proyecto fue seguir la travesía narrada por julio Verne en el famoso libro “La vuelta al mundo en 80 días”. Al final lo consiguió, e incluso logró cumplir su meta en solo 72 días.


Sin embargo, muchos la recuerdan por otra gran misión jamás asumida por nadie. Espías hubo muchos, pero ninguno había entrado encubierto a una clínica para enfermos mentales.

El trabajo consistía en actuar como demente, para ser internada por 10 días, nada más y nada menos, que, en un hospital psiquiátrico, del que se hablaba muy mal por aquel entonces por sus horrendas prácticas con sus pacientes.


Dicho y hecho, la valiente Nellie Bly fue internada en el temible “Asilo Lunático para Mujeres”, ubicado en la isla Blackwell de Nueva York. Según la BBC de Londres, este lugar funcionó durante todo el siglo XIX, y parte del XX, como una isla-presidio, en donde se encontraba además de este temido manicomio, un penal, un reformatorio, varios asilos para pobres, y un hospital de beneficencia dedicado a enfermedades contagiosas.



Hasta el basurero humano de Nueva York, como le conocían a la isla, llegó Bly en 1887, para luego contarnos sus vivencias en su libro “10 días en una casa loca”, que definitivamente revolucionó la manera de hacer y de decir en el periodismo.


Después de ser internada en la institución descubrió que había cometido el peor error de su vida, ya que ahí, los médicos y las enfermeras se negaban a escucharla, la comida que les daban estaba echada a perder, y los pacientes eran víctimas de abuso físico y mental por parte del personal. 


Después de una vida dedicada por completo a lo que más le gustaba hacer, Nellie Bly murió de neumonía en Nueva York a los 57 años, mostrándonos a todos a través de sus libros y su experiencia la realidad de aquella escalofriante época, en la que le tocó vivir.


¿Qué riesgos asumirías por tu trabajo? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados