14 lujos enfermos de Pablo Escobar que TÚ nunca podrás tener. Maldita pobreza


Unos lo odiaban. Otros lo amaban. Todos le temían. Para quien llegó a tener una fortuna valorada en más de 25 mil millones de dólares, y ser el responsable del 80 por ciento de la droga que se movía en el mundo, darse sus gustos de vez en cuando, no era muy complicado, al contrario, era su gran pasión.

Descubre los 12 lujos más absurdos Pablo Escobar.

14.- Se burlaba de Gobiernos y Agencias de Inteligencia


Según la agencia de noticias AFP, el Patrón tenía tanto dinero que, a pesar de estar prófugo de la justicia, y ser el más buscado por los gobiernos de Colombia y Estados Unidos, se permitía ir de vacaciones con su hijo a cualquier lugar, incluso dar un paseo por los alrededores de la propia Casa Blanca, burlándose  del propio gobierno y las organizaciones de inteligencia norteamericanos. Esta foto así lo demuestra.


13.- Compras millonarias para sus amantes


Según el testimonio de su amante Virginia Vallejo, publicada por la cadena de noticias ANSA, Pablo le daba 70 mil dólares, y ponía a su disposición su avión privado, para que la bella joven fuera de compras a Nueva York. El único requisito, irónicamente, era que Virginia tenía que gastar todo el dinero, si quería regresar de compras la próxima semana. Una costumbre digna solo de un magnate como el zar de la droga en América.

12.-Hacienda Nápoles


En tres mil hectáreas muy bien aprovechadas el Patrón mandó a construir un auténtico palacio, rodeado de 27 lagos artificiales, 3 zoológicos con un total de 1500 animales exóticos provenientes de diferentes países del mundo como jirafas, elefantes, cebras, hipopótamos, entre muchos otros. Además de  2 pistas de aterrizaje para helicópteros, una pista para su avión privado y un parque jurásico con réplicas de dinosaurios esculpidas en piedra a tamaño natural. 


10 casas lujosas además de la mansión principal, y la pista de motocross más grande de todo Latinoamérica. Una ciudad que solo pudo haber sido construida por uno de los criminales más poderosos de los que se tenga memoria. 

11.-Dinero como alimento para las ratas


Con una fortuna tan grande, según la agencia de noticias CNN, Pablo Escobar gastaba 2500 dólares cada mes en ligas para organizar sus fajos de dinero.

Lo sorprendente es que parte de esta cantidad, aproximadamente el 10 por ciento, lo equivalente a 2,5 mil millones de dólares se perdía cada año, debido a la humedad y a que terminaba siendo simple comida para ratas.


Era tanto el dinero que Escobar tenía en efectivo que la pérdida de dinero era lo que menos le preocupaba. 

10.-Sus empleadas eran verdaderas modelos


Todas las mujeres que trabajaban en la lujosa hacienda Nápoles, tenían como requisito esencial, lucir bellas todo el día.

Para ello el Patrón, les pagaba cursos de maquillaje y peluquería y les compraba ropa a la medida que diseñaban prestigiosos sastres del momento.


Según el testimonio de personas que lo visitaban, y que fueron publicadas en el diario el Nuevo Herald, era una experiencia increíble ser tan bien atendidos por empleadas tan guapas.

9.-Compró su propia isla


La Isla Grande, fue propiedad de Pablo Escobar, y se encuentra dentro del archipiélago de las Islas Rosario, separada por un corto viaje en barco de la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia.


Actualmente, la isla no cuenta con luz eléctrica, sin embargo, viven allí al menos 800 personas, subsistiendo de actividades como la pesca, en la más extrema pobreza. De sus años de esplendor, solo queda el recuerdo y habitaciones en ruinas por el abandono y el paso del tiempo.


Según la BBC de Londres, este lugar fue el destino preferido de empresarios millonarios, celebridades y narcotraficantes, que participaban aquí de las más extravagantes fiestas de la época.


Aquí se relajaban, y se desestresaban de la tensión producida por dirigir organizaciones multinacionales del crimen. Aquí también, cuentan que el patrón contaba y distribuía su dinero y mercancía a través de su avión privado que aterrizaba aquí al menos tres veces por semana, en el que transportaba unos 100 millones de dólares en cada viaje.

8.- Pedía contenedores de fuegos artificiales para celebrar la Navidad


Según la CNN, Pablo Escobar era fanático a celebrar a lo grande la navidad con su familia. Para ello, mandaba a comprar contenedores llenos de fuegos artificiales, los que repartía entre sus amigos y hacía detonar en sus fiestas privadas.


Para este capricho navideño, el capo invertía unos 50 mil dólares por cada contenedor, mismos que eran transportados casi siempre a su Hacienda Nápoles, donde le gustaba reunir a sus amigos y familiares.

7.-Fiestas y sorteos de lujos


El capo era muy generoso en las fiestas de sus familiares. Por eso en los cumpleaños de los niños de la familia, las piñatas eran rellenadas con billetes de 100 dólares, y no con dulces y frutas.


Mientras que, cuando organizaba sus propias fiestas, rifaba entre sus amigos piezas de arte de extraordinario valor como pinturas originales del famoso Dalí, Pablo Picasso, Fernando Botero entre otros.



6.- Consentía a sus hijos con regalos millonarios


Cuando su hijo Juan cumplió 11 años, ya le había regalado una colección de al menos 30 motos modernas, y otras motos acuáticas.


A los trece, el regalo fue un lujoso departamento para soltero, con muebles de piel de cebra, espejos en el techo, y diseño futurista. También incluyó entre los obsequios a su hijo, las cartas de amor que de puño y letra, escribiera Manuela Sáenz, heroína de la independencia de América del Sur, al Libertador de América Simón Bolívar.


Su pequeña hija Manuela, también fue premiada con exorbitantes regalos. Según declaraciones de Popeye, uno de los colaboradores más cercanos al Capo, en una navidad,  su pequeña hija le pidió un unicornio.  


El Patrón, sin pensarlo, mandó a comprar un caballo blanco pura sangre, e hizo que le metieran de manera brutal un cuerno en la frente del animal. Su hija quedó complacida, aunque por la cruel herida sufrida por el caballo, este murió días después.

5.- Construyó su propia prisión


A cambio de no ser extraditado a Estados Unidos, en 1991, el Patrón logró pactar con el estado colombiano construir su propia cárcel, misma que parecía un lujoso complejo vacacional. Su celda tenía desde oficina hasta aire acondicionado, y desde allí siguió dirigiendo las operaciones del Cártel de Medellín.


La Catedral, que fue como el capo nombró a su propia prisión, contaba con discoteca, salón de billar, sauna, y finos muebles importados desde Italia. Allí permaneció casi un año, muy a gusto, entre fiestas, trabajo y sus más cercanos amigos, hasta que planeo su propia fuga.


4.- Flores para el edificio Mónaco


Su sensibilidad por las flores, costaba varios miles de dólares en combustible a la semana.


Cuando vivió en su lujoso edificio conocido como Mónaco, Escobar podía darse el lujo de invertir en flores frescas, que eran traídas desde Medellín, a cientos de kilómetros, solo para adornar la residencia del capo, un gusto que era particularmente apreciado por el amor de su vida, su esposa, María Victoria Henao, a quien el apodaba de cariño Tata. 

3.- Destruyó a balazos un Cadillac de los años 30


Muchos medios de comunicación confirmaron en un momento, que Escobar tenía entre su colección de autos de lujo el Cadillac de Al Capone, uno de los traficantes más famosos y poderosos de los Estados Unidos durante la prohibición del alcohol de los años 30. 


Sin embargo, el propio Escobar se encargó de desmentir este rumor, así que, para personalizar su propio auto, cogió una de sus ametralladoras y lo llenó literalmente de balazos.

2.- Montó el Mercedes S600 Pullman, el auto de las celebridades.


Según The Daily Mail, este vehículo respiraba lujo por todos lados. Su confort y velocidad lo convertían en el coche más potente de Mercedes después de la Segunda Guerra Mundial. Como Pablo, otras celebridades que hoy conocemos muy bien, decidieron trasladarse en un modelo como este.



Coco Chanel, Elizabeth Taylor, Hugh Hefner, John Lennon, George Harrison y Jack Nicholson, son solo algunos de los famosos millonarios, que tuvieron el mismo gusto que Pablo Escobar.

1.- Quemó dos millones de dólares para darle calor a su hija


Según una entrevista que dio el hijo de Pablo Escobar a la cadena de noticias Russia Today, su padre, en cierta ocasión, hizo una hoguera nada más y nada menos que con dos millones de dólares en billetes de 100, solo para evitar que su hija muriera de frío.


Sucedió en una ocasión cuando se escondían en una finca de las montañas que rodean a la ciudad de Medellín. Según el hijo del patrón, su papá hizo aquella fogata con billetes, porque la gente que lo acompañaba en el escondite, estaba pasando frío y hambre, pues no tenían provisiones en aquella cabaña.



Y a ti, ¿qué lujo te pareció más extravagante? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados