El amor saludable NO vive de migajas. No te conformes con lo que necesitas, lucha por lo que mereces.


Las películas románticas nos han metido en la cabeza que el amor es algo que sucede a primera vista, que un día estarás en la escuela o en alguna cafetería y de pronto lo verás caminar hacia ti y te abrazará con tal fuerza que cambiará tu vida. Que tan solo en un instante todo se volverá color de rosa.


No es que dude que esto pueda suceder, pero siendo realista, si algo he aprendido hasta este punto de la vida y quiero compartir contigo es que el amor debe construirse y surgir con el paso del tiempo en medio de dos almas, llevándolas al romance físico en donde se desarrollarán la química y la complicidad. A todo esto se le suman algunos otros elementos como la confianza, la paciencia, y gracias a ellos llega a convertirse en una unión tan fuerte que puede superar cualquier malentendido. 

El amor verdadero no te presionará a dejar de lado las cosas que te gustan y te hacen ser quien eres, te apoyará sin limitar el alcance de tus deseos y sueños, ayudándote a desarrollarte plenamente porque buscará siempre crecer junto contigo.

Hay quienes se encuentran atrapados en un amor a medias, pues sin querer han elegido pasar su vida con una persona que ni siquiera muestra un poco de respeto por ellos, que es impaciente y les presta poca importancia tanto a sus intereses como a sus necesidades.  


Es por todo esto que me gustaría compartirte algunos puntos que considero esenciales para tener una relación con buenas bases para que pueda crecer de forma fuerte y duradera.


6. El amor se construye con el tiempo

El amor va más allá de los gustos que puedan tener en común tú y esa persona, es más que sentirse atraído por lo que él o ella te dejan ver de sí. Estos tan solo son los primeros pasos para comenzar a conocerse.

Si en tus relaciones anteriores las cosas no salieron bien, no dudes en intentarlo nuevamente, pero considera tomar tu tiempo para hacerlo. El amor verdadero no te presionará a hacer algo de lo que no estás segura o seguro, al contrario, será siempre paciente y se formará a través del tiempo, mediante la convivencia sana y compartiendo sus deseos más profundos.

5. Amar es poner límites

Amar no se trata de sufrir ni de sacrificar tu libertad por más que tu pareja pueda exigir que olvides tus pasatiempos o ideas simplemente porque no son de su agrado. El amor no es “aguantar” los defectos del otro, más bien se trata de aceptarlos siempre y cuando no dañen tu integridad.

En toda relación se deben establecer límites, poner en claro lo que están dispuestos a cambiar y a aceptar el uno del otro sin poner condiciones, se trata de llegar a acuerdos y dejar en claro sus prioridades. No se deben tolerar abusos de ningún tipo pues el amor verdadero protege, apoya, comprende y jamás buscará herirte. 


4. El amor no garantiza que no existan problemas de pareja

¡Al contrario! No estar de acuerdo y discutir, forma parte de toda relación y en lugar de intentar evitarlas, se les debe dar solución con paciencia y manteniendo siempre una muy buena comunicación. Es necesario que consideres esto: todos pensamos y vemos las cosas de forma diferente, así que es imposible que tu pareja esté de acuerdo en todo; sin embargo, hacerle frente a esto con madurez logrará ayudarte a mantener un amor sano y sincero.

Que existan roces con tu pareja es inevitable y eso es un hecho, pero tienes que saber cuales son las palabras que utilizarás para resolver las diferencias que se presenten y no volver más difícil la situación. La clave está en respetar las opiniones que él o ella tenga. 

3. Romance y amor son cosas distintas

Antes que el amor nace el romance, este es la chispa que enciende la pasión con tu pareja. Pero para amar de verdad a alguien primero debes aceptarte, amar tu esencia y sentir que mereces vivir a plenitud ese romance, porque a partir de esto comenzarás a descubrir qué tan compatible eres con esa persona especial.

Se vuelve fácil perdonar y complacer mientras estás bajo los efectos del enamoramiento, lo único que buscas es quedar bien y hacer sentir bien a la otra persona. Pero con el paso del tiempo surgirá nuevamente la necesidad de crecer y evolucionar, y si ese deseo no se puede satisfacer la relación lamentablemente está destinada a fracasar. ¡Nadie quiere dar sin recibir algo a cambio!, pues además de imposible es injusto.


2. Representa un apoyo y no una carga

Seguramente has tenido momentos de debilidad en los que te has sentido fatigada o simplemente cansada de seguir adelante, pues el amor real en esta situación es aquel que logra sostenerte y darte fuerzas para continuar avanzando. Se trata de mantener un balance, de trabajar como equipo y superarse juntos. Si estás con alguien que te exige sacrificar tus metas para estar con él o ella, debes tener cuidado pues fuera de ser tu apoyo, esta persona representa una carga.

El amor no debe condicionar al otro. En una relación todo se comparte, desde las alegrías hasta las tristezas, pero también las responsabilidades y los logros, por eso debes elegir a esa persona especial con mucho cuidado.

1. El amor no es necesitar, sino elegir

Ahora te presento el punto más importante de todos. ¡No necesitas a alguien más para lograr tu felicidad! El amor es un complemento de tu vida, un ingrediente más en tu receta del triunfo, de tu realización personal y, sobre todo, es una elección. Es un compromiso que debes hacer estando convencida o convencido y sobre todo no debe representar una necesidad por estar con alguien.

Hay quienes pueden sentir una frustración si no están con alguien e incluso se llegarse a sentir incompletos, pero esas personas deben analizar su pasado y sanar las heridas que no han cerrado con el tiempo. 


El primer paso para dar amor a alguien más es encontrarlo en uno mismo. Este debe ser una elección consciente y no un salvavidas, porque si te mantienes en una relación por necesidad, terminarás asfixiando a tu pareja.

Busca siempre el equilibrio y no te conformes con un amor que te da migajas. Entiende que quien se entrega en una relación debe hacerlo plena y conscientemente, pues solo así ambos podrán compartir su felicidad.
Recomendados
Recomendados