El escalofriante origen de Halloween. Nadie debería celebrarlo


Es una de las celebraciones más antiguas que existen. Ricos y pobres, grandes y chicos, lo mismo en Australia que en Nueva York, esperamos con ansiedad que llegue el 31 de octubre cada año.

Lo cierto es que ese día, todos decidimos disfrazarnos, mandamos a los niños a pedir dulces de puerta en puerta, y hacemos horripilantes lámparas con calabazas. Pero, ¿desde cuándo ocurre esto?, ¿por qué los seres humanos insistimos en asustarnos esa noche? ¿dónde fue que comenzó todo?

Prepárate a descubrir el escalofriante origen de Halloween.

Tal y como sucede con otras extrañas tradiciones, existen muchas historias sobre el origen de esta celebración. La más popular, y a la vez escalofriante, es la que nos remonta a unos 3000 años atrás, cuando según la BBC de Londres, en la antigua cultura Celta festejaban la “Samhain”, una fiesta que celebraban cada 31 de octubre, y que tenía entre sus objetivos, dar la bienvenida al nuevo año, despedir a la cosecha, ofrecer culto a los muertos, y practicar rituales para invocar a los supuestos espíritus que los rodeaban.


La celebración, a pesar de ser normal para los celtas, tenía costumbres algo enfermas. En esta se pedía por las almas de los fallecidos al Dios de la muerte, se encendían gigantescas fogatas para ahuyentar a los espíritus malvados, y se hacían sacrificios humanos para ver el futuro.


Según un artículo publicado por el New York Times, ni siquiera los violentos romanos cuando llegaron a estas islas, podían creer las barbaridades que cometían los celtas esa noche, así que decidieron prohibir algunas de sus actividades.


Al llegar la iglesia católica a Europa, las prácticas celtas que aún sobrevivían, comenzaron a ser condenadas como prácticas herejes inaceptables. De repente se desató una verdadera cacería de brujas en todo el continente.



Lo que hoy conocemos como La Santa Inquisición, comenzó a quemar sin piedad a las brujas más famosas de la época, entre las que se encontraba Merga Bien, una bruja alemana millonaria, que había asesinado a su segundo esposo y a sus hijos en un ritual de iniciación para convertirse en sirviente del diablo.


Según la cadena de noticias ANSA, Merga Bien fue condenada por estos actos malditos, precisamente un 31 de octubre, y al arder en la hoguera, se dice que estaba embarazada con el engendro del propio Satán, al que había concebido durante el sacrificio de los niños y el esposo.  Como si fuera poco, según la leyenda, sus verdugos amanecieron sin ojos ni partes privadas al siguiente día después de la ejecución.


Con el tiempo, la Iglesia Católica inventó la celebración del Día de Todos los Santos justo el primero de noviembre, mejor conocido como Hallomas. El día anterior, o sea, el 31 de octubre, era conocido como Hallows-eve, que, según su traducción, significa noche previa al Día de Todos los Santos.


Ambas fechas se fueron tergiversando hasta llegar a la esperada fiesta de Halloween, tal y como la conocemos hoy.


El resto es historia vivida y contada por nosotros mismos, que una noche al año, insistimos en lucir los disfraces más aterradores, para satisfacer nuestros miedos más profundos.

Y tú, ¿de qué te vas a disfrazar este Halloween? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados