Los 14 records guiness mas extremos y peligrosos que se han logrado. Unos ya son ilegales


Muchos mueren intentándolo. Otros asumen el reto con coraje y entran al libro de los Récords Guinness. La necesidad del ser humano por alcanzar lo inalcanzable, es cada vez más arriesgada, y nos deja a todos en shock.

Mira cuáles son los récords mundiales más peligrosos jamás establecidos. Por favor, no vayas a intentarlo solo en casa.

14.- No dormir

Fue el tercer tema más popular en los medios nacionales estadounidenses después del asesinato del entonces presidente John F. Kennedy y la visita de The Beatles.

Sucedió en la década del 60 del siglo pasado, y los protagonistas fueron Randy Gardner y Bruce McAllister, quienes decidieron ver cuántos días eran capaces de dejar de dormir. Finalmente el elegido fue Randy, quien efectivamente estuvo despierto 11 días, o sea, 264 horas y 25 minutos, entrando así al libro de los Récords Guinness.


Según la periodista de la BBC Lucy Burns, la noche era el momento más crítico porque no tenían muchas cosas para hacer. Durante el día, en cambio, jugaban básquetbol y se mantenían activos.


Durante ese tiempo experimentaba con sabores, olores, y sonidos, pero luego empezaron a ver cambios en sus habilidades motoras y de razonamiento. Una vez logrado el récord, Randy durmió 14 horas seguidas. Poco a poco se fue estabilizando con el tiempo y sus hábitos de sueño volvieron a la normalidad. 

P0r su peligrosidad la asociación Récords Guinness prohibió su realización, e incluso algunos países lo establecieron como una práctica ilegal. 

13.- Sirvió de puente a motocicletas acostado sobre una superficie de clavos.

Ha intentado los más enfermos retos. Al actor australiano Chayne Hultgren, conocido como Space Cowboy, lo hemos visto tragándose varias espadas a la vez y haciendo malabares con motosierras, pero lo que hizo esta vez no tiene nombre.


Permitir que un total de 20 motocicletas lo recorrieran mientras estaba acostado sobre una superficie llena de clavos, parecía una prueba casi imposible de pasar. Sin embargo, según reporte de la CNN, lo logró, quedando registrado en la lista de Récords Guinness.


 12.-  Evel Knievel

Es casi una escena obligada en cualquier película de acción o velocidad. Sin embargo, también ha formado parte de la agenda de atrevidos motociclistas que, definitivamente, siempre van por más. Ese fue el caso de Evel Knievel en la década de 1975, quien según la agencia de noticias EFE, logró saltar sobre 13 autobuses estacionados, lo que le provocó la fractura de su pelvis.


Aún así, intentó un nuevo salto, esta vez agregando un autobús más, en total 14. Nadie más se atrevió a intentarlo, así que Knievel mantuvo este récord mundial durante casi 25 años. 


Por fin Bubba Blackwell decidió subir la parada y saltó 15 autobuses en el año 1999.

11.- Paseo de ‘’altura’’

Mucho antes de ser derribadas por un ataque terrorista, las famosas torres gemelas fueron noticia cuando un arriesgado joven decidió cruzarlas a través de un cable.


Sucedió en el año 1974, y el protagonista fue el artista francés de cable alto, Philippe Petit. Según el diario estadounidense El Nuevo Herald, lo hizo a cuenta y riesgo, pues nadie lo autorizó a cometer semejante locura.

Petit cruzó sin ningún tipo de protección un cable suspendido a más de 390 metros de altura en el aire, entre las dos torres del World Trade Center de Nueva York.


Pero no fue todo. La extrema presentación duró unos 45 minutos, pues, Petit realizó nada más y nada menos, que ocho viajes de una torre a la otra, e incluso bailó ante los espectadores que desde abajo lo miraban. Cabe señalar que el repetir este espectáculo ahora es considerado un delito y te puede costar varios meses tras las rejas. 

Su paseo por los aires, inspiraron la filmación de la película de 2015 "The Walk", protagonizada por Joseph Gordon-Levitt como el temerario.

10.- Atrapando lanzas debajo del mar

Buscar la emoción debajo del agua parece ser la pasión de Ashrita Furman, quien ya tiene más de 200 Récords Guinness. Sin embargo, capturar lanzas submarinas en un minuto, ha sido su más peligrosa aventura, según un artículo publicado por The New York Times.


Con una sola mano, logró atrapar lanzas de 60 cm de largo que eran disparadas con una pistola a una distancia de 2 metros. ¿Te imaginas?

Un solo movimiento en falso, y Furman habría sido atravesado por una de estas flechas. Afortunadamente Ashrita Furman pasó la prueba, y ganó un nuevo récord.


9.- Caminando por los aires

Practicar deportes extremos en nuestra juventud es bastante común, pero hacerlo a los 80 años, es una decisión muy arriesgada. Sin embargo, esto no impidió que el anciano Thomas Lackey, de Reino Unido lo intentara.


Lackey, según la cadena de noticias ANSA, fue el primero en intentar semejante locura al caminar sobre las alas de una avioneta y realizar actos acrobáticos.


Pero eso no fue todo, al no querer perder su récord, Thomas volvió a caminar nada más y nada menos que con 93 años. 


8.- Con un auto en la cabeza

Existen los más extraños talentos, y este es uno de ellos. Lo descubrió John Evans, un albañil de profesión que un día mientras trabajaba, vio cómo podía sostener objetos increíblemente pesados ​​sobre su cabeza.


Poco a poco fue perfeccionando esta habilidad, hasta que decidió equilibrar nada más y nada menos que un auto en su cabeza, durante un total de 33 segundos en un programa de televisión en vivo.


El automóvil, según la lista de los Record Guiness publicada por la BBC de Londres, pesaba 159,6 kilogramos, sin embargo, combinando fuerza y ​​concentración, Evans lo consiguió el 24 de mayo de 1999 en Londres, Reino Unido.


7.- El más borracho de todos

Es un hábito asumido por la mayoría de la población mundial. ¿Quién no ha probado alguna vez por lo menos una copa de vino?  El consumo de alcohol crece cada vez más, y todos sabemos que puede resultar fatal si manejamos ebrios.


Sin embargo, y sin proponérselo, en Letonia la policía detuvo a un borracho sin identificación, con un nivel de alcohol en la sangre difícil de creer.

El hombre, no identificado, estaba inconsciente, y luego de practicarle un examen de sangre, se confirmó que tenía un grado de alcoholemia de 7,2 por cada 1.00 ml. de sangre.


Normalmente, según un informe de la Organización Mundial de la Salud, publicado por la agencia de noticias AP, una persona promedio vomitaría con alrededor de 1,5 grados, perdería la conciencia a un nivel de 3 y dejaría de respirar, por parálisis respiratoria, con entre 4 y 5 grados de alcohol en sangre, quizás por esto es que consideren este caso como un verdadero récord Guinness.


6.- Conquistando las alturas

Hacerlo no es lo difícil, lo difícil es no morir en el intento. No obstante, según la cadena de noticias Rusia Today, el paracaidista austríaco Félix Baumgartner, rompió el mito de lo imposible. Saltó de un globo de helio que flotaba a 40 mil metros sobre la Tierra, y descendió hacia el planeta a una velocidad de 376 kilómetros por segundo, convirtiéndose además en el primer humano en romper la barrera del sonido sin vehículo.


Sin embargo, su gloria sólo le duró dos años, pues Alan Eustace, hizo lo mismo, pero desde una altura de 41 148 metros.


Por si acaso, tu no lo vayas a intentar.

5.-Comiendo aviones

Si, leíste bien. Michel Lotito, el popular hombre que ha sido capaz de masticar focos, navajas de afeitar, botellas de vidrio y muchos otros objetos afilados, le dio también por comer aviones, de manera que en la década de los años 90 del siglo pasado, según un reportaje de Telesur, se pasó nada más y nada menos que dos años comiéndose un avión Cessna 150.


4.- Viaje al centro de la tierra


Unos quieren llegar a lo más alto. Otros a lo más profundo. Tal fue el caso de Will Goodman, quien, en 2014, según la CNN, rompió el récord de buceo profundo al bajar a una profundidad poco probable de 289, 56 metros. Hay quienes dicen que incluso fue mucho más abajo, pero a esa profundidad, todos los instrumentos de medición, dejaron de funcionar.


3.-Sueño que terminó en pesadilla

La noticia conmovió a todo un país. En el intento por lograr su récord, se convirtió en una obsesión para Jessica y sus seguidores, de manera que lo hizo. La pequeña de solo 7 años, vestida con su cazadora y su gorrita de piloto, abordó, después de una meticulosa revisión el avión, de un solo motor, Cessna Cardinal 177, con el que pensaba más en divertirse que en hacer historia en el mundo de la aviación.


"Sé que puedo hacerlo, y va a ser muy divertido…Lo hago por el gusto de volar, aunque también me interesa el récord". Esas fueron sus últimas palabras.


Por desgracia la niña perdió la vida en un terrible accidente luego de intentar entrar en el Libro de los Récords Guinness como la piloto más joven del mundo, según la BBC de Londres..

Jessica Dubroff subió por primera vez a un avión como regalo de su sexto cumpleaños. En 1996 había comenzado a recibir clases, y desde entonces, había tenido unas 40 horas de vuelo, logrando hacer varios despegues y aterrizajes.

El último récord anotado por el Libro Guinness para esta categoría, es el de Rachel Carter, de California, que cruzó el continente americano cuando tenía nueve años de edad. Hoy en día esta actividad es considerada un delito en prácticamente cualquier parte del mundo. 

2.- Solo quiere ver el mundo arder

Querer batir un récord, se puede entender, pero querer explotar como un cohete, es sencillamente algo irracional. Todd DeFazio, quien al parecer disfruta de establecer y batir récords mundiales, está decidido a establecer uno nuevo, según declaró la cadena de noticias ABC.


Su exhibición más estúpida ocurrió el 6 de julio de 2010, cuando decidió enrollarse 15 cohetes de botella y velas romanas alrededor de sus piernas vestidas, pecho y cabeza desnuda, para luego encenderlas todas a la vez. Por fortuna salió con vida. 

1.- Llenó su boca de serpientes


Le llaman "El Hombre Serpiente de Texas", y no es por gusto. Jackie Bibby es un apasionado de las serpientes, y aunque ha sido mordido varias veces, aún insiste en continuar con su peligrosa relación con estos reptiles.

Sin embargo, su última actuación dejó sin aliento incluso a sus más fieles seguidores. Jackie, según la agencia AFP, decidió meter nada más y nada menos que 13 serpientes de cascabel vivas en su boca de una sola vez.


Dicho y hecho, por suerte, esta vez, no hubo nada que lamentar.

Y a ti, ¿Qué prueba te pareció más atrevida? Comparte tus comentarios.
Recomendados
Recomendados