“Yo solo quiero estudiar y trabajar, haría lo que sea” Niño hondureño suplica mientras lo arrestan


Conoce a Mario David, un pequeño de 12 años originario de Honduras que decidió unirse a la caravana de migrantes centroamericanos para huir de su país que está sumergido en la violencia y pobreza, con la esperanza de llegar a Estados Unidos y encontrar la oportunidad para obtener una mejor calidad de vida. 


Sin embargo, para alcanzar ese sueño, tiene que cruzar primero por territorio mexicano. 

“Quiero estudiar y trabajar. Yo estudiaría de lo que sea con tal de ganar pisto (dinero)”, expresó Mario. 

Su historia llegó y conmovió a las redes sociales gracias a una fotografía en la que aparece llorando mientras es sujetado por la policía. 


Mario y un grupo de migrantes centroamericanos fueron rociados con gas lacrimógeno justo cuando rompieron la valla que marcaba la frontera entre México y Guatemala. En cuanto Mario pisó el suelo mexicano, es jalado por una mujer policía quien le grita "¡vete, vete!" Afortunadamente los paramédicos asistieron al lugar para asistir al pequeño y a la caravana. 

En el siguiente video publicado en Twitter, el pequeño expresa que después del atentado, lleva tiempo retenido en la estación de policías con la promesa de ser trasladado a un albergue. Sea cual sea su destino, Mario confirmó a los medios que está determinado en seguir su camino. 


La historia de este niño nos pone a reflexionar; si le exigimos al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que trate bien a los migrantes mexicanos y nos enojamos con sus fuertes declaraciones hacia nuestros paisanos, entonces México debería poner el ejemplo y no cerrarle las fronteras a nuestros hermanos centroamericanos ¿por qué? Simplemente porque es cuestión de derechos humanos y de simple acto de generosidad. 


¿Tú que opinas de esta situación? Escríbenos en la sección de comentarios y no olvides compartir.
Recomendados
Recomendados