Me hace daño pero lo amo. Mira cómo pasar de un amor tóxico a un amor saludable




¿Cómo puedo pasar de una relación tóxico a una saludable? Creo que esta pregunta me la hacen con frecuencia y debo admitir, es un proceso que exige mucho de ti mismo, te exige valentía, paciencia, incluso fortaleza. Al principio te va a parecer imposible, pero una vez saliendo de ese agujero en que te encuentras, te darás cuenta que toda la energía y el valor invertidos, valieron totalmente la pena. 


Estar enamorado es algo maravilloso, es una de las mejores cosas que te puede pasar, sobre todo porque lo mejor de amar a alguien es que te sientes bien contigo mismo. No solo crees en la otra persona, te preocupas por él o ella y tienes con la certeza de que tu amor es correspondido. Te sientes seguro, confiado y con entusiasmo.

Pero, cuando te comienzas a sentir angustiado, intranquilo e inseguro, o si sientes que das mucho por el bien de la relación y tu pareja no hace ningún sacrificio o simplemente no muestra interés, significa que esa persona no está hecha para estar a tu lado. 


A veces una relación puede lastimarnos tanto que no vemos la salida, hacemos de la desdicha un hábito porque asumimos que parte del amor es sufrimiento y agonía, cuando la verdad, es todo lo contrario. 

Hoy quiero hablarte de este delicado tema y antes de sugerirte que termines con este ciclo negativo en tu vida, quiero que medites y reflexiones si la relación que vives es una relación sana o si vives un amor tóxico, pero sobre todo, que sepas cómo identificarlo. Créelo, tú mereces cosas positivas en tu vida. Estas son las señales de que vives un amor tóxico. 

9.- Te aleja de tus seres queridos 


Uno de los dos limita su vida social, se aleja de sus familiares y amigos para dedicarse de lleno a la relación. Puede parecer un noble acto de amor y sí, definitivamente tu pareja va a querer estar contigo, pero no es normal aislarte, sino perderás tu autonomía. 

8.- Controla cada aspecto de tu vida 


Tu estabilidad y seguridad depende de lo que tu pareja diga, haga o muestre, es decir, Si no tienes la capacidad de tomar decisiones es porque tu pareja ha tomado el control absoluto no solo de la relación, sino de tu persona. Esta actitud es un reflejo de inseguridad y miedo a la soledad que tu pareja solo busca transmitir en ti, para que no te sientas lo suficientemente valiente para ponerle un alto. 

7.-  Dependencia emocional


Esta, viene disfrazada en frases románticas como “yo sin ti no puedo vivir” o “eres mi mundo, mi vida”, es aquí cuando la dependencia emocional se hace presente, ya que la persona convierte a su pareja en el centro de su universo, nace una especie de adicción que, como si fuera una droga, te consume y te provoca varios conflictos. 

6.- Obsesión por la pareja


Cuando una parte abruma a la otra es imposible llegar a una estabilidad emocional sana. Como no hay respeto por el espacio del otros, uno busca mantener el control sobre el otro. 

5.- Negación a la realidad


Es verdad, no hay nada mas doloroso que abrir los ojos y enfrentarse a la realidad pero no está bien decorarla para pretender que todo está bien. Cuando uno de los dos sufre, insiste en que esta etapa es pasajera y se aferra a creer que en algún momento todo cambiará, pues ve en la pareja cualidades que no existen y con esto se crean expectativas que no se cumplirán nunca.

4.- Temor al cambio 


Como hay un control tan grande sobre la pareja, la idea de un cambio parece algo complicado y aterrador. Cualquier conducta distinta se considera una amenaza a la relación. Aquí observamos que una de las partes es egoísta, porque solo le interesa felicidad, su bienestar y no considera la de su pareja.  

3.- Actos de manipulación 


Ya que la persona tiene conductas egoístas, hace lo que está en sus manos para mantener a su pareja bajo control, por lo tanto es común la intimidación. A través de ella busca que el otro sienta miedo y culpabilidad por cosas que no son de su responsabilidad. 

2.- Esfuerzos constantes por cambiar al otro


Esto representa un verdadera problema, porque ninguna persona es capaz de cambiar a otra. Cuando la pareja no acepta a la otra como es y constantemente hace comentarios negativos sobre su actitud y su aspecto físico, es una clara señal de que en la relación se convive con una persona que además de inmadura, solo busca bajar tu autoestima. 

1.- El sufrimiento es constante 


Como mencioné anteriormente, el amor no se trata de sufrir. Muchos cometemos el grave error de asociar el amor tóxico con violencia pero olvidamos que esta no tiene que ser necesariamente física. Si la pareja agrede al otro con comentarios hirientes,  con bromas que lejos de ser graciosas, humillan o expone de manera vergonzosa, o peor, se llegan a las amenazas o los golpes, esta señal es la alerta roja para salir y buscar ayuda urgente de la familia o de gente cercana antes posible. 

¿Cómo pasar de un amor tóxico a uno saludable?

Si te has identificado con estos puntos, y necesitas ayuda para evitar que sigan dañándote, es importante que entiendas que nadie, absolutamente nadie tiene derecho a humillarte, controlarte ni muchos menos a abusar de ti. Tú eres una persona fuerte y valiosa, no vale la pena estar atrapado en una relación que te lastima y te quita tiempo, vida y felicidad. 


No estás para complacer a otra persona que al final no te apreciará de la misma manera que tu lo haces. Ahora, si ya tomaste tu decisión, quiero que en todo momento te repitas que esto es lo mejor para ti, que primero está tu felicidad y bienestar, que solo rompiendo esta unión enfermiza podrás sanar y comenzar de nuevo. 

El amor no debe ser una carga, ni tampoco someterte, sino liberarte e impulsarte a ser mejor cada día.
Recomendados
Recomendados